Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. del Camino (s. XVI)

RETABLO MAYOR

IR A LA PORTADA



Retablo Mayor (s. XVI)
obra de Estacio de Bruselas
Vista general

TEXTO:
Por Maria Antonia González Luceña 
y Javier Cano Ramos.
Centro de Conservación y 
Restauración de Bienes Culturales
Dirección General de Promoción Cultural 
de la Junta de Extremadura


EL RETABLO DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE NUESTRA SEÑORA DEL CAMINO
, en Medina de las Torres, es una de las grandes obras realizadas en Extremadura durante el siglo XVI. Se trata de una arquitectura de nueve metros de ancho y ocho y medio de alto. Está formada por tres cuerpos que se despliegan el ábside a modo de tríptico y se adoptan la forma de la planta achavada. Tiene un total de nueve calles, todos del mismo ancho a excepción de la central que rompe la horizontalidad, y tres pisos, a los que se añaden los correspondientes al banco y al sotabanco. 


La parte superior del retablo está rematada por un guardapolvo que recorre todo el ancho a modo de cornisa. Este armazón abriga veintiséis pinturas sobre tabla, a los que hay que añadir las cinco del sotabanco y cuatro esculturas: La Virgen del Camino, San Juan; la Virgen  y un Ecce Homo.

Se trata de una arquitectura gótica con pinturas renacentistas, inspiradas en modelos italianizantes donde se advierten tres manos distintos: una que realiza las escenas mariológicas otra las escenas de la Pasión y la tercera son obras de taller que se localizan en el último cuerpo. Es un retablo cuya cronología puede establecerse en 1550. Existen indicios de su autoría: Estacio de Burselas estuvo en Llerena entre 1538 y 1571, siendo uno de los artistas más activos de esa zona y del cual no se conservan más que protocolos.

Los más significativo de esta obra retablística del siglo XVI se centra en el valor iconográfico que aporta a la época, iconografía que está un tanto desordenada por los constantes cambios a los que ha sido sometida. En el primer cuerpo todos los temas son marianos desde el abrazo de San Joaquín y Santa Ana, hasta el Nacimiento y la Presentación en el Templo, pasando por el Nacimiento de Cristo, la Crucifixión y la Adoración. En segundo se representaban las escenas cristiferas relacionadas con la Pasión, tales como el Prendimiento,  la Santa Cena y la Flagelación; el Descendimiento, la Oración en el Huerto y la Puesta de Cristo en el Sepulcro. Y en el cuerpo superior se combinan los dos temas anteriores, apareciendo la Dormición de la virgen y la Ascensión. La Crucifixión, la Resurrección, la Coronación de la Virgen y la Bajada a los Infiernos.     


INTERVENCIÓN Y TRATAMIENTO


Los trabajos de conservación y restauración de este retablo se han llevado a cabo en varias fases desde 1998 hasta este mismo año, debido fundamentalmente a la envergadura de la obra. Fueron adjudicados por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura a la empresa I Navarrete Álvarez. Los problemas que presentaba el conjunto eran, además de cuantiosos, graves por su estado precario y por los daños que se detectaban  debidos principalmente a intervenciones humanas: repintes, contrachapados en el sotabanco, eliminación de estructuras para la colocación  de un templete neogótico, manifestador y cotes en las pinturas. Otra seria de daños eran los producidos por causas naturales como suciedad, desplazamientos de los estructuras, pérdida de piezas y embarrotados, levantamiento de policromías y dorados, ataques biológicos...

A tenor de esta se sucedieron las fases, atendiendo en primer lugar a recomponer el perímetro  original del armazón, a la conservación de todos los elementos originales, rescatar los dorados y estofados y desinfectar la amardura arquitectónica, incluyendo la compra de madera de roble de mas de doscientos años para recomponer elementos ornamentales de columnas y capiteles. 


En las tablas pintadas se eliminaron los repintes, conservando los barnices y pátinas  originales, se fijó la capa pictórica y se reintegró con técnicas reversibles  y con criterio  de diferenciación. En cuanto a las esculturas se ha seguido un criterio de conservación, eliminando repintes y aplicando un tratamiento funguicida y reintegrando sólo los volúmenes necesarios para la correcta lectura de las mismas.
En la estructura arquitectónica  se eliminaron  las hornacinas neogóticas para recuperar los espacios originales marcando un claro criterio de diferenciación con el original, reproduciendo  esquemáticamente las piezas perdidas y dejándolas en madera vista, resultando  así  una magnifica  integración con el conjunto.



Detalle de una de las pinturas


Por lo que se refiere a las pinturas murales de Antón de Madrid, aparecidas detrás del retablo en las que pueden verse las escenas de la misa de San Gregorio, la Negación de San Pedro, El Beso de Judas y el Descendimientos de Cristo, se ha establecido un sistema de cierre que permite su acceso por la parte de la epístola. Para estas pinturas se prevé, después de una limpieza superficial, su consolidación y arranque para que puedan ser musealizadas en uno de los muros de la iglesia. 

Con estos trabajos de restauración se ha conseguido recuperar más del noventa por ciento del conjunto, dentro del  mayor rigor, de tal modo que todas las dudas que se planteaban  acerca de la estructura  e iconografía  del retablo quedan plenamente resueltas, confirmando que cada pintura ocupa su lugar original, pues aunque se observa que hay ciertos trastocados, los motivos pictóricos en este retablo nunca fueron secuenciales en el tiempo. 


SUBIR


 Ayuntamiento de Medina de las Torres © 2003